Razas y Reinos forjando su destino.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Le maisson

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jaume

avatar

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 27/05/2007

MensajeTema: Le maisson   Dom Nov 11, 2007 3:05 am



Desde esa posición en la que se encuentra la joven es capaz de ver con mayor claridad la mansión, una vieja y oxidada verja, de metal, cuyos barrotes antes negros han soportado el paso de las inclemencias del tiempo, la misma humedad del agua, que silenciosa ha ido corrompiendo, corrollendo esos barrotes que antes eran de solido metal para ahora no ser sino quebradizas barras marrones que se alzan entre la hierba.


Las puertas de esa oxidada verja, cuyos goznes se encuentran saltados, están levemente abiertas, invitando a los viandantes a adentrarse en el interior de ese jardin.. Si, si pudiese llamarse jardin..

El jardin, es frondoso.. hace tiempo en el habían todo tipo de hermosas plantas, pero ahora solo crecen malas hierbas, que se han ido comiendo, que han ido deborándolo todo, al igual que el mismo bosque se ha tragado la mansíon entre sus brazos, en ese cobijo siniestro, queriendo llevársela, queriendo alejarla de todo para simplemente, sumirla en el olvido...

Un suave rumor del agua se escucha procedente de ese mismo porton que permanece abierto.. Un pequeño riachuelo corre entre el, perdiendose en la oscuridad y profundidad del bosque.. Ese riachuelo parece provenir de una parte del jardin, por como serpentea entre los arboles.


esperando quizas que sea la misma brisa quien en su continua danza por el bosque, conducida y guiada por las ninfas, seres etéreos que desde el comienzo de los tiempos habitan los bosques, danzando entre sus ramajes, siempre con un mismo baile, que a la vez es igual, pero distinto cada vez. Con sus juegos y risas, que son llevadas por la brisa hasta morir en el mar, donde se unen al canto de las sirenas.


Cerca de la entrada, hay una especie de estatua, antaño de marmol puro y blanco, ahora ennegrecida y con moho, esa estatua representa a un hada, a un hada de los bosques.. Pero no es una mera estatua, sino una lapida, algo hermoso para recordar.. Una manera de recordar a quien yace bajo tierra, en ese sueño eterno que es la muerte.

El sonido de las risas, es ensordecedor.. La suave brisa que sopla hace que las hojas de los árboles se agiten creando una dulce y suave melodia, casi única.. mientras que las nubes que cubrian el cielo se separan, se alejan del mismo, queriendo dejar que la Madre Luna, contemple ese siniestro lugar. Sus rayos, caen sobre el bosque iluminándolo tenuemente. Pero ara sus rayos, las caricias que dejan sobre la tierra tienen un extraño color.. La luna se encuentra ahora azul.. un azul brillante.. y hermoso... una luna azul, que cubre todo el reino con un manto de irreal color, acompañada por una danza de esas nubes que se van alejando de ella, como si estuviese retirando ese manto que la cubría, esa sábana que la progía de su largo sueño eterno, ahora se muestra brillante, como una mirada que echa a la tierra, como la azul y fría mirada del hielo, pero cálida a la vez.

Un sonido, el desquebrajar de los cristales rompe esa tranquilidad, esa tetrica tranquilidad, y al poco es acompañado por otro sonido que se une a él, muriendo en el silencio. Una jarra de cerveza atraviesa uno de los cristales cercanos a la entrada. Los cristales, de diversos colores que formaban una especie de mural, ahora se desmoronan, como si fuesen un castillo de naipes al viento, el brillo de los cristales de color, acariciados por la llama cercana de una vela, hacen que esos trocitos al caer parezcan crear un arcoiris que muere en el suelo, mientras que uno a uno de esos cristales va cayendo al suelo, terminando por romperse en mas pedazos. La jarra vuela por el aire, su dorado contenido burbujeante se va vaciando conforme va girando hasta que ésta se encuentra con la misma hierba, botando suavemente para terminar por romperse contra una de las piedras del jardín, perdiendo su contenido, perdiendo su forma.

La suave brisa de la noche, que ahora transporta el olor a cerveza y el sonido de las risas más cercanas, también lleva consigo el suave golpear de la madera... Una de las ventanas del segundo piso suavemente se agita, abierta por el viento, abierta por la brisa, que se mece de un lado a otro queriendo cerrarse, pero sin mucho éxito.

Las risas, son risas ebrias, risas producidas por el alcohol, a través de esa ventana rota, se puede ver el interior. La belleza del lugar es inconmensurable, un verdadero tesoro oculto entre el follaje de los árboles, y las ramas de los mismos que lo cubren todo en su abrazo, queriendo protegerlo celosamente. Antiguos cuadros, hermosas esculturas, ahora no son sino lienzos para mapas, sino meros percheros, donde colgar y dejar abrigos y sombreros. Una mujer pasa corriendo, golpeandose contra la pared, para terminar por caer rendida a los pies de la misma, mientras que solloza y las lágrimas plateadas caen por su rostro.

- ¡Estúpida zorra!, mira lo que me hiciste hacér. *****La voz de un hombre la secunda, saliendo de una puerta el propietario de la misma, recogiendo entre sus manos una especie de cuerda anudada. La mirada del mismo es fría, su nariz y orejas coloradas, posiblemente por la ebriez del momento. Viste de forma humilde, extremadamente humilde contrastando con el lujo de ese lugar. Cuando se acerca a la mujer, no duda mucho en alzar esa cuerda para dejar que caiga sobre el cuerpo de ella, lanzando un fuerte latigazo.

El cuerpo de la joven, que apenas tendra unos 19 años tiembla ante ese latigazo, que hace que emita un fuerte grito.. Ese grito, parece ser una melodía para el hombre que se agacha y la toma de la barbilla.

- Me hiciste tirar la cerveza... Ahora ve y busca otra... y ¡rápido! ***** Dice de forma furibunda sacando su lengua, la cual lame la mejilla de la mujer para terminar por colarse en su boca, saboreando de sus labios, saboreando de su boca el sabor salado de sus lágrimas.

La joven cierra fuertemente los ojos, que estan ya sin vida, por culpa de las veces que ha soportado eso, mientras que le responde a ese beso, hasta que el hombre se sacia y se separa de ella, riéndose, para caminar hacia la otra habitación contigua, mientras que.. sobre el suelo.. la joven solloza en silencio, maldiciendo su propio destino..

La muchacha levantándose del suelo rápidamente se dirige hacia la cocina, antes de que vuelva a pegarla. Pues, en ese lugar la mujer no es sino una sirviente, una criada, rescatada quizás de un destino peor, rescatada quizás de las mismas garras de la muerte, ahora solo tiene una misión, obedecer. Y una sola palabra.... El silencio.

Ladrones.. rateros.. violadores.. Toda la chusma y gentuza del reino se da en ese lugar, pues ese es su escondite, lejos del círculo, lejos de la guardia, lejos de todo lo conocido, la Guarida de la Rata, así es como es conocido este lugar, cuando antaño era la Mansión Maisse, conocida en todo Dhargen por ser la más explendorosa y suntuosa... Qué secretos guardará ahora tras sus viejos muros.. Cuánta sangre habrá bajo su techo.. y cuánto dolor habrá aguantado... Eso es algo, que habrá que descubrir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Le maisson
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dhargen y los Reinos Libres del Sur :: LAS TIERRAS CONOCIDAS :: LOS REINOS DEL MUNDO DE DHARGEN-
Cambiar a: