Razas y Reinos forjando su destino.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 El fin de un viaje y el comienzo de otro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Yrthael
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 08/05/2007

MensajeTema: El fin de un viaje y el comienzo de otro   Sáb Ene 26, 2008 12:20 pm

(Emeldir - Yrthael)

La quilla del barco dividía las aguas, haciendo que un par de estelas de plata se retorcieran burbujeantes sobre la superficie marina. Sobre cubierta, los
comerciantes comenzaban a mirar intranquilos el horizonte, esperando la vista de las costas de Dhargen. El sol caía con fuerza sobre los hombres de pieles curtidas, desnudos hasta la cintura mientras se preparaban a empuñar los remos en solo algunos minutos.

Era fácil distinguir a los comerciantes... Ellos mantenian una apariencia de
dignidad a costa del sudor que resbalaba entre las gruesas ropas de seda, y
pieles. Sobre la proa, Grimak, miraba hacia adelante, acompañado de su
aprendiz. Las largas cabelleras caian al lado de sus rostros. No era posible sentir brisa alguna en ese momento. Sin embargo, sobre ellos, las velas se hinchaban y la nave avanzaba mientras una línea verde comenzaba a distinguirse.

En el puerto de Dhargen Central el vaivén del gentío no se hace esperar ante la vista de los navíos que se acercan suficiente para divisarlos, el verano no trae nieblas que entorpezcan la visión y pronto ante los comerciantes se verá el mundo que se desarrolla bajo el sol del sur. Callejuelas que empiezan a bifurcarse apenas se sube la leve ladera que separa el puerto de los caminos hacia la ciudad. Animales, hombres, mujeres... la costa de arenas ardientes no tiene muchos gigantes de madera meciendose en ella esta mañana.
Y ahora se abre como si el suave mecerse del mar espumante diera la húmeda bienvenida a los recién llegados. Los gritos de marineros y hombres del puerto ya puede quizás ser llevado por el viento a oídos de los extranjeros. Pocos son los ojos que observan la inquieta jornada que no estén en igual movimiento que todos, pero entre esos ojos, algunos, en efecto... sólo observan y se dejan refrescar levemente, si acaso fuera posible, por el viento marino sobre la piel.


Kraliamm levantó la vista hacia su maestro. -Es esa la famosa Dhargen? La que no oculta su belleza con murallas?

-No con murallas visibles al menos...- contestó la firme voz de Grimak mientras sin dejar de mirar al frente hacía una seña con su brazo. Exactamente al mismo tiempo, los marineros sacaban los grandes remos por los costados de la nave y un tambor comenzó a oirse como guía a sus movimientos. El viento que hasta ese momento empujaba la nave, desapareció mientras el movimiento coordinado de los hombres la impulsaba en direccion al muelle. El puerto ahora era claramente visible.

Kraliamm enjugó el sudor de su frente... -Por que no avanzar con el viento? Llegaríamos más rápido...- dijo mirando la sonrisa enigmática del hombre a su lado. Hombres y mujeres miraban curiosos en direccion al barco. Solo pasaron unos minutos mientras se acercaban a la costa.


-Todo lo que los dioses del viento y el mar nos dan, han de sacarlo de otro lado. Y ¿Quien soy yo para privar a otros más de lo estrictamente necesario? Nuestros pasajeros querrian viajar en solo unas horas si pudieran . Asi suelen ser los comerciantes, no tienen ojos más que para las ganancias. Y tu, mi joven aprendiz... cual es tu prisa?

-Sed... Calor...- se encogió de hombros... ya podia escuchar las voces de
bienvenida.


Las voces pregonando la llegada de nuevos comerciantes, clientes, extraños... los gritos de los niños correteando curiosos, animales que los que pasan esquivan no sin problemas... y la mirada seria y poco acostumbrada a todo este movimiento de los guardias. Demasiada gente nueva ultimamente. Las olas se levantan suavemente bajo el sendero que abre el navío. Desde los bosques de detras del castillo que ya se divisa, bandadas de aves surcan el cielo como si justamente entonces, el limite invisible del circulo que tambien surca magicamente las aguas, se abriera para los que llegan.

_________________


Última edición por el Sáb Ene 26, 2008 2:50 pm, editado 14 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dhargen.activo-foro.com
Yrthael
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 08/05/2007

MensajeTema: Re: El fin de un viaje y el comienzo de otro   Sáb Ene 26, 2008 12:32 pm

Ante la mención del calor, el muchacho sintió una suave brisa acariciando su mejilla, y los cabellos parecieron flotar en el aire unos momentos. Frunció los labios, entrecerrando los ojos. - Ahora apareces...- la brisa, el espíritu del aire que lo acompañaba desde hace unos meses, cuando inició su aprendizaje, se hizo más fuerte justo sobre el pelo, haciendo que
todos ellos se muevan sobre los ojos, impidiendole la vision. Kraliamm no pudo evitar reir - jaja, Basta ya!... Comportate...

Un golpe más de remos, dos... Llegando al muelle, Grimak extendió el brazo nuevamente. Lo levantó y al mismo tiempo, todos los remos subieron desde el agua. El barco siguió deslizandose mientras el timonel maniobraba tranquilo... La nave se detuvo justo al lado del muelle, a solo unos
centimetros de la estructura de madera. Los Thalassienses se jactaban de ser los mejores marinos, y no dudaban en demostrarlo cuando podían. Tal vez la unica señal clara de su orgullo. El ancla fue echada y una tabla puesta para el descenso de los pasajeros.


Los ojos de casi todos se desviaron hacia el barco recién apostado en la costa... los pasos de muchos se dirigieron veloces hacia él, empezarían las ofertas, los controles, la curiosidad, el calor del verano poco tarda en hacerse notar con intensidad a traves del reflejo de la arena, las sandalias, zapatillas que se hunden en ella parecen ignorar su calor molesto mientras buscan cada uno el lugar donde mejor llevar adelante su función del día. Uno de los vigías del puerto, algo regordete y sudado notoriamente
en la creciente calvicie llega pronto a revisar que todo esté en orden, ladeado de dos guardias armados.



Los comerciantes, apenas el barco se detiene, ya estan apiñados frente a la tabla y al bajar comienzan a apuntar con sus dedos a algunos hombres -Tu... y tu tambien...- eligiendo los mas fuertes para que bajen las mercancias. El Capitan, reparte algunas monedas entre la tripulacion, que bajará cuando los demas hayan terminado. Sobre cubierta, Grimak y su aprendiz, tambien esperan. Uno mirando con ojos curiosos, expectantes, el otro solo reconociendo uno más de los cientos de puertos que ha recorrido en su vida. Cuando se hace un lugar entre los estibadores, ambos bajan a la tierra firme que les ofrece Dhargen.


El hombre avanza hacia quien parece el capitán y los controles de rigor se inician... Algunos guardias más se acercan, rondan... otros controlan desde las torres a muchos metros de distancia, sin perderse de vista los detalles que puedan, el vocerío parece no cesar y solo de vez en cuando, con mucho esfuerzo, puede darse la prioridad al estruendo de alguna ola contra las rocas alejadas de la playa arenosa. Unos cuatro o cinco guardias se apostan bastante tranquilos, hasta aburridos quizás, a interrogar a quienes vean mas dignos de ser interrogados antes de permitirles avanzar más hacia la ciudad.

Uno de ellos, con sencillas vestimentas de soldado, suavizadas por la paz y por el verano, espada envainada y rostro sereno, joven, quizas muy joven para algunos, ojos claros y tez bronceada, el cabello ruloso sucio y seguramente no perfumado, los detiene con una palma hacia adelante. Inclina la cabeza apenas perceptiblemente a modo de saludo - Dmaen de Dhargen, soldado de Meder XI Rey de los Reinos Libres... soy yo y por mi autoridad os pido que digáis quienes sois y que motivos os traen a este puerto.


Grimak se detiene, llevando el puño cerrado, con la palma apuntando hacia arriba, a la altura del pecho y abriendolo allí, extendiendo los dedos en direccion a Dmaen, en el saludo tradicional de Thalass Uinen - Saludos, Dmaen y que los vientos de la vida te sean favorables. El motivo, puedes verlo bajar. Transportamos comerciantes desde nuestra tierra natal. Soy Grimak, y el es mi aprendiz, Kraliamm, ambos del Gremio de Navegantes, al igual que nuestro buen capitan que bajará si lo conozco bien, luego de que sus hombres se diviertan...


Thalas Uinen.... - dice el joven con tono pensativo, observa con detalle alrededor, comprueba la figura del capitán del que le hablan, que aún trata de evadir la cháchara del fiscalizador del puerto, una mirada de su compañero le indica que no es el unico sorprendido al escuchar ese nombre... - Hace mucho tiempo que no vienen mercaderes de esa isla,
señores.. pero supongo que el Gremio de Navegantes de esta ciudad aun la tendrá entre su lista de "aliados"...-
dice sin encotnrar una palabra menos castrense para utilizar, una afirmación de su superior hace que se aparte llevando también la mano al pecho e inclinandose levemente otra vez... -Adelante pues. Que la Diosa les sea propicia y si alguna queja se oye de ustedes, no olvidéis que están bajo la ley de Dhargen pues sobre su suelo avanzan vuestros pasos.


- No se nos olvida y nos sometemos a vuestras leyes- contesta, sin extrañarse de la cara de sorpresa del soldado ante el nombre de su tierra. "Es cierto... hace ya muchos años que una de nuestras naves no venía aqui..." pensó, frunciendo el ceño al recordar los motivos...

Una muchacha, lanzó una mirada a Kraliamm, que al verla desplegó una amplia sonrisa.Extrañamente, una ráfaga de viento levantó la falda de la chica, que se giró avergonzada mientras unos niños comenzaban a
reir. El aprendiz frunció los labios... -¿Celos?- dijo. Y luego, haciendo caso
omiso de la brisa que lanzaba su pelo contra su propia cara, corrió hacia su
maestro que ya comenzaba a adentrarse en Dhargen.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dhargen.activo-foro.com
 
El fin de un viaje y el comienzo de otro
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [T][Pokemon] El comienzo del viaje de Iruka
» De viaje con su gato
» Viaje a las estrellas (1966)
» ¿Un viaje sin retorno? ((cap 19))
» EL TOPIC DE VIAJE a 800

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dhargen y los Reinos Libres del Sur :: Forjadores de Historias _ Interpretacion :: Las Historias de Dhargen-
Cambiar a: