Razas y Reinos forjando su destino.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Graccus

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Adrià



Cantidad de envíos : 16
Edad : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2007

MensajeTema: Graccus   Lun Mar 31, 2008 2:05 pm



Hijo de un guardabosques y su esposa, Graccus nació una noche de Luna Nueva en una casa hecha con troncos de arboles, 35 veranos atrás. El mayor de 5 hermanos que le seguirían, pronto el, por esas épocas, joven Graccus, perdió la infancia para que sus hermanos pudieran prolongar, levemente eso sí, la suya.

Con 5 años su padre le dió el primer par de sus ovejas, las cuales sacaba a pasear apenas el sol salía y regresaba a casa cuando el sol ya amenazaba con dar paso a la luna. Y así, limpiando los montes de malas hierbas, andando de norte a sur y pasando hambre, el cuerpo de Graccus se fue moldeando.

6 años después vendió sus ovejas. De dos que poseía en un inicio cerca de doscientas fueron vendidas en ese dia. Fue la primera vez que Graccus se quedó algo del dinero ganado de esas ovejas. Su padre le regaló a su hijo una cuarta parte de lo vendido.

Graccus, de 11 años ya, destinó ese dinero obtenido en tres caprichos: su primer par de zapatos, un hacha de hierro y una vasija de cristal. El niño llego contento a su casa con lo comprado, con una ancha sonrisa. Escondió la vasija en su habitación, para un futuro, observó los zapatos con una sonrisa y, finalmente, cogio su hacha y se dirigió al bosque, con la intención de cortar leña y proseguir con la ayuda a la familia.

Y fue de este modo con el que empezó una nueva etapa en la vida de Graccus, la de leñador. Primero traginaba la leña con una pequeña carreta que empujaba con sus manos. De esta carreta se dedicaba, con ahínco, en llenar la carreta y, una vez esta estaba llena, emprendía camino hasta la ciudad de Dhargen Central, a vender lo recogido, acompañado de su asno y el que fuera el perro que guiara sus ovejas.

Graccus fue creciendo de este modo, desarrollando unas anchas espaldas por los sucesivos golpes a la dura leña y con unas fuertes piernas, fruto de las grandes caminatas tirando de carros o llevando troncos en brazos. Y, debido a la escasez de comida, fue quedando un hombre de estatura media-baja.

La adolescencia golpeó a Graccus encima del carro. El joven se vió obligado a detener el carro cuando a su lado, en dirección contraria, pasó la chica más bonita que jamás hubiera visto.

Los encuentros se fueron dando... fugaces miradas, sonrisas inconscientes... hasta que un día Graccus dejó de lado el trabajo y, con sus mejores galas, fue al encuentro de la chica, sin carro, tan solo con la vasija que 6 años atras comprara llena con las flores más bonitas que encontró en medio del bosque.

La muchacha aceptó la vasija con una sonrisa que tiñó sus mejillas de rojo y guió a Graccus a la taberna de su madre, donde el joven leñador se tomó con la joven un vaso de vino. Ambos charlaron y, cuando todo parecía amenazar con despido, fueron a pasar la noche en una habitación libre, entregandose él por primera vez a la diosa.

Al día siguiente, cogidos de la mano, ambos dejaron la taberna, rumbo a la casa del leñador, charlando con susurros, prometiendo cielo y tierra.

Uno de los susurros quedó cortado con una voluta de humo en el horizonte... de la zona donde estaba la casa de Graccus. Sin pensar en nada, ambos se hecharon a correr, rumbo ahí, llegando justo a tiempo para ver como una gran figura de más de dos metros incrustaba un hacha en el cuello del padre de Graccus.

El chillido de terror de la chica hizo que el orco centrara la atención en ambos y, con veloces pasos, se plantó ante ambos. Graccus se interpuso al orco, pero este le dió un ruerte puñetazo que lo hizo caer en el suelo, cayendo inconsciente al golpearse en una piedra. Despertó más tarde, en medio de la noche, con el silencio de los grillos tan solo quebrado por los sollozos de alguien a su lado.

Graccus se acercó a la voz de la chica, hablandole y preguntandole por lo sucedido... aunque el hecho de que se encontrara desnuda y con un líquido blancuzco entre las piernas delatara lo ocurrido. Armandose de valor, se adentró en la casa, cogiendo su hacha y sin dedicarse a mirar los cadaveres de sus familiares, o lo poco chamuscado que quedaba de ellos. Ataviando a la joven Andrea con los girones que quedaban de sus ropas, rodeo la cintura de ella y pusieron rumbo a la taberna, en silencio. Nada de susurros ya.

Explicado todo a la madre de la chica, esta aceptó a dejar estar a Graccus una temporada en la taberna, hasta conseguir trabajo y cobrarlo, a pesar de la propia desgracia familiar. Y fue así como Graccus se alistó al ejército de Dhargen, blandiendo su hacha con fuerza y propinando golpes precisos, producto de los largos años de acertar el golpe anterior del hacha. Cuatro meses más tarde, encontraron a Andrea colgada en su propia habitación... y el inicio de una barriga embarazada, producto del infame orco.

Sin tomarse un día de descanso, Graccus se dedico con mas ahínco en el ejército, entrenandose duramente hasta que, a la mayoría de edad, entro en su primer batalla. Ataviado con una pesada armadura y blandiendo una espada y un escudo, el hombre de 19 años medía 1'69 cm, con unos anchos hombros y unos brazos fuertes.

Frente a ellos una marea verde se alzaba, soltando guturales gritos de bárbaros. Graccus apretó con fuerza su espada, callando mientras sus ojos chispeaban ira. Para cuando los orcos golpearon las líneas de la Guardia, Graccus ya había avanzado hasta la primera fila, y con fría ira, fue destripando a cuantos pieles verdes se pararon ante sí. Algunos de los soldados de su alrededor fueron cayendo, pero Graccus aguantó toda la batalla, hasta que las fuerzas empezaron a perseguir a los orcos que se retiraban, en primera línea. Llegados ese momento, su rodilla se reposó en el suelo y el primer grito salió de su boca.

Los años se han ido sucediendo y Graccus ha envejecido con el paso de estos. Lentamente ha ido ascendiendo de grado, batalla a batalla, ganandose el aprecio de muchos soldados por sus campañas militares.

Tan solo cuando se enfrenta contra orcos parecen recios a seguir las ordenes del veterano... puesto que contra esos parece más un suicida, buscando estrategias para causar las más grandes matanzas sín importarle el coste personal. Y muchos soldados reafirman esa opinión con la risa demente que, dicen, tiene en las batallas contra los pieles verdes. Esa risa no se la han visto en ningún otro lugar.

Nombre: Graccus Thangal
Edad: 35 años
Peso y Altura: 72 kg, 1'69 m
Posición: Sargento de los Batidores del ejército.
Habilidades predominantes: movimientos por bosques, lucha contra orcos, pelea con espada o hacha con escudo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Graccus
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dhargen y los Reinos Libres del Sur :: LOS HABITANTES DE DHARGEN :: PERSONAJES-
Cambiar a: