Razas y Reinos forjando su destino.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 El Príncipe de la Oscuridad.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dharr

avatar

Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 31/08/2008

MensajeTema: El Príncipe de la Oscuridad.   Dom Ago 31, 2008 8:41 pm

Hace mucho tiempo, hubo... una reina.


Ella era diferente. Entre los suyos, era hermosa, y entre los "otros", lo era más. Su historia tiene muchos finales y comienza de muchas formas. Pero no estamos aquí para discutirlas, sino para hablar... de su vástago.
Aunque no obstante, has de saber que fue una temida y adorada vampiresa, la que se ganó el título de Reina de los No-Muertos, pues en ese mundo sólo podía haber una reina. Y era ella.
Los vampiros habían descendido de poder y de escala con el triunfo de los humanos sobre las otras razas y el devenir de los años. Y sobre los humanos, en la época más oscura en la que el poder del mal iba a expandirse como un velo oscuro y sangriento, cuando todo el universo parecía estar perdido por la marea de oscuridad que azotaba el mundo; apareció un guerrero.



No uno de ésos que creen que las hachas sirven para cortar madera y se aferraba a la espada y un código de caballería que soñaba infringir. No, él usaba el cuchillo, las hachas, y las espadas, y toda arma que cayera en sus manos, cualquier cosa, era un instrumento de muerte si él la empuñaba.
Su poder se incrementaba con cada muerte que causaba, según las viejas creencias. Y para lo joven que el guerrero era, se alzó por encima de todos. La reina sabía esto, y sabía más por su oscuro orbe sobre el futuro de aquél que había ascendido desde los abismos de la barbarie por la fuerza de sus músculos y el deseo de su corazón. Pero no sólo eso, se había enamorado febrilmente. Aprisionó a su amado objeto de deseo, le soltó por un laberinto en sus dominios que él supo resolver, y aun así, ello no le salvó de ser... cazado. Entre vampiros y humanas, no podía darse la unión, mas, entre humanos y vampiras, la cosa podía resultar diferente, si en ello había brujerías de por medio.
Ella no se le ofreció como amante esposa, sino como ardiente amante, y aunque él la rechazó, ello no sirvió para que la reina consiguiera un heredero. Así que...
Hay partes de la historia que deben eludirse, y algunas que no se sabrían si uno no está allí para presenciarlo, pero es cierto que, aunque por unos momentos, un salvaje corcel puede ser montado por una decidida amazona.

Y nació él...



Con el tiempo, ella ocultó al progenitor de la criatura su existencia, y su supuesta pérdida les unió, vivieron un corto tiempo felices. Pero el legendario guerrero y la inmortal reina separaron sus sendas, obviamente, porque ella no había dejado de ser quien era, y tenía sus propios planes.
Envió a su vástago a vivir en el mismo país en el que creció su padre, las tierras bárbaras, donde lo confió a una familia a quien pagó para acogerle. Muy pronto, con los años, el bebé que había nacido con un nombre fue llamado por otro, pues el verdadero había de permanecer en secreto.
Creció entre guerreros, luchó contra monstruos junto a otros bárbaros con la nieve hasta las rodillas, y se fortaleció tanto como aquél del que procedía su sangre. Su sangre... también tenía una oscura mitad en sí mismo. Sueños.
Sin dudarlo, Dharr abandonó el pueblo de Ingkaard, la tribu de los Dientes de Sable, y se aventuró con su hermano Trantos Mataosos hacia el mundo exterior, para luchar contra los adoradores del Innombrable, que había hecho resurgir su culto tras la caída de la 7ª Era, y una vez dejaron limpias las estepas..., se hicieron a la vida de piratas para continuar combatiendo a los Styrganos, sus enemigos.
Además, Dharr estaba seguro de que en algún lugar hallaría las respuestas que buscaba a su existencia, pero no sabía que quizá no quería encontrarlas.




Última edición por Dharr el Mar Sep 09, 2008 10:04 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dharr

avatar

Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 31/08/2008

MensajeTema: Dharr.   Lun Sep 01, 2008 4:23 pm

Nombre: Dharr Estrellasalvaje
Sexo: Varón
Raza: Dhampyr
Procedencia: Desconocida
Edad: 17 (?)
Peso y altura: Desconocidos
Grupo Sanguíneo: Desconocido
Zodíaco: Desconocido
Tótems: Tigre-Sable, Dragón

Clase: Príncipe de la Oscuridad




"¡Ah! ¡Deliciosa sidra! Sí, sé que los ves. Las almas de los condenados que surgen a mi paso, y te provocan el frío que sientes. Eres muy sensible a los fenómenos, pero no debes asustarte. Intento no ser el monstruo que crees... que todos creen que soy. Ya que bebemos juntos tras esta aventura, es una noche de confiar, así que, te hablaré un poco de mí.
He sido pirata tras librar mi tierra de las sabandijas que han intentado conquistarla por última vez. Tenía sueños con cosas que espiaban en la oscuridad, y sonreían con sus ojos brillantes. Así que salí al mundo exterior, donde he matado hombres, caudillos poderosos, he derribado fortalezas y he asesinado malvados dragones.
Sé lo que estás pensando. Pues no, el mejor dragón, es uno muerto. Puede que en esa fantasía de tierra de la que vienes sea normal que hayan tantos y de muchos tipos, pero en la mía, o matas o te matan. Funciona así. Cuando me dí a la piratería, combatiendo a los que intentaban hacer suya una edad del mundo azotada por el hambre, la muerte y la glaciación, y cuando creí que había llegado el final de todo, "ella" vino a mí y... despertó lo que ahora soy.
No puedo remediar la oscuridad que llevo en mi interior, pero por lo menos, hago algo por detenerla antes de que nos destruya. ¿Vas a quedarte ahí con esa cara de sorpresa, o me vas a invitar a otra copa para que te cuente el resto de la historia?".


Aspecto: Un joven de ojos grises... la mayoría del tiempo. Las facciones angulosas pero suavizadas recuerdan a su padre y a su madre a la vez. Su mirada es casi rasgada, y cuando no lleva una armadura de escamas negras (recuerdo del primer dragón de los que mató en su época de Matadragones) o una malla de anillas de acero, suele ir con una larga gabardina negra de cuero, a la que a veces ensambla dos hombreras plateadas en forma de manos esqueléticas, con unos pantalones de cuero también a juego con las botas, y una camiseta rojo sangre. Unos guantes suelen ocultar sus manos en épocas frías.
Su cabello es oscuro como la noche, largo por la espalda, y de vez en cuando esconde su rostro duro pero bello tras él. Quizá la forma de su boca y sus ojos, a parte de algo en los pómulos y la frente sean herencia de su padre, pero ha salido más a su madre.



Carácter: No es del todo afable ya que es solitario, pero sí tranquilo, aunque a la par sombrío. No busca mucho de lo social, tiene dos o tres amigos, ya que, cuando alguien intuye su herencia, es repudiado por los mortales corrientes, aunque los "otros" se empeñan en atraerlo hacia la oscuridad. Una pequeña secta ha intentado dos veces ponerlo en el trono que debe ocupar, pero cayeron presas de su furia. En el pasado, llegó a sentirse torturado por el destino, y por la propia gente. Por ello suele confraternizar más con los bárbaros que con los civilizados. Aunque sabe que su existencia es un pecado, y su lado oscuro ha despertado, puede contener su sed. Si no lo hace, es como cualquier otro humano, pero al estar muy herido, pierde el control, y la bestia en su interior sale a destruir y beber sangre. Ello aumenta su poder, pero tiene sus consecuencias, y no está dispuesto a caer en las tinieblas tan fácilmente, aunque se le ofrece tendador...

Forma de Luchar: Dharr no es demasiado salvaje, pero ha adquirido temple y dureza con los bárbaros, y eso de por sí, le hace terrible, pues el hábito de matar que adquieren los guerreros civilizados no es desde pequeños y viviendo rodeados de hostilidad. Después de todo, esa sangre corre también por sus venas, y puede verse asaltado a veces por prontos de Furia. Sin embargo, si ello se conjunta con las ansias de sangre, puede ser fatal para el guerrero más experimentado. Utiliza el estilo de combate Furia de las Montañas, en que se usa el hacha y la espada, aunque también conoce la espada bastarda, y no ha sido infrecuente verle usar una flamberga.
Cuando vivía en las tierras bárbaras, su aspecto no distaba mucho del de otros...



Armas:

Honores de Dharr - Una espada corta ancha y acinturada de los bárbaros que se complementa con el hacha de combate de doble hoja. Los mejores amigos de Dharr en las estepas, los días de la Invasión del Innombrable. Se las forjó él mismo.

Desafío - Una espada bastarda bárbara con dos sobreguardas en la guarnición de la hoja, obtenida en una antigua tumba. Si es blandida un rato, puede permanecer unos segundos en el aire dando un golpe o deteniéndolo, sin ser empuñada. Puede absorber conjuros ofensivos, almacenarlos, y devolverlos a voluntad del poseedor. Además, es excelente para amputar... cuellos sobre todo. No tiene ni una mella. La ganó tras una aventura con los espíritus protectores de su tierra, y se dice que antes que él, la empuñó su padre.

Escudo de Dragón Negro - Un escudo con la escama más grande de un dragón negro que aniquiló. El primero, y no el último. Dos afilados colmillos de la bestia permanecen en la parte inferior de la protección, sirviendo para atacar.

Armadura: Escamas de Dragón Negro. Camisote de malla.



Otras: Reliquia de Sagrario (Un colgante de perla azul, protege contra los no-muertos), Guanteletes Kentarianos (Producen daños de toque con fuego), Capa Arácnida (Le permite trepar como una araña).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
El Príncipe de la Oscuridad.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una Luz en la Oscuridad (Libre)
» Emblema de la Oscuridad.
» Atado a otra oscuridad [Fanfic] [Kuroshitsuji +18]
» Ficha de Nube de Oscuridad
» [OST] Pokémon Mundo Misterioso: Exploradores del Tiempo y Oscuridad / Cielo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dhargen y los Reinos Libres del Sur :: LOS HABITANTES DE DHARGEN :: PERSONAJES-
Cambiar a: