Razas y Reinos forjando su destino.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 El Campamento de la Orden de la Trinidad. La Resistencia.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
lemeldir

avatar

Cantidad de envíos : 191
Edad : 34
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 23/05/2007

MensajeTema: El Campamento de la Orden de la Trinidad. La Resistencia.   Miér Oct 05, 2011 12:35 am

Aquí unas notas para comprender el funcionamiento del Campamento dirigido por la Orden de la Trinidad, donde se educa y se "re-educa" a cientos de soldados, hombres y mujeres que participarán de algún modo de la "Restauración del Reino".
Este es un esquema general de como es la dinámica del Campamento, que hasta el momento es secreto y al que llegan jóvenes de diversos orígenes, algunos contra su voluntad (como miembros de las tropas "regentistas") y aprenden a ver el mundo "de otra manera".



NORMAS de los Rebeldes:



1) La Ley de la Disciplina: Sé ante todo, un hombre disciplinado, que sólo de este modo saldrás victorioso. Sigue a tu jefe en la buena y en la mala fortuna y procura armarte de buenos hábitos constantemente.

2) La Ley del Trabajo: Trabaja. Trabaja cada día. Trabaja con amor. Que la recompensa del trabajo no sea la ganancia, sino la satisfacción de haber puesto un ladrillo para gloria de la Tierra y el florecimiento de Dhargen.

3) La Ley del Silencio: Habla poco. Habla cuando sea necesario. Cuanto sea necesario. Tu oratoria es la oratoria de la acción. Tú obra; deja que sean los otros los que hablen.

4) La Ley de la Educación: Debes convertirte en otro. En héroe. Haz tu escuela toda en el campamento y luego fuera de él. Conoce bien por qué estás donde estás y hacia donde deseas ir.

5) La Ley de la Ayuda Recíproca: ayuda al hermano al que le haya ocurrido una desgracia. No lo abandones.


6) La Ley del Honor: Camina solamente por vía del honor. Lucha y nunca seas vil. Deja a otros las vías de la infamia. Antes que vencer por medio de una infamia, mejor caer luchando por el camino del honor.

El Campamento de la Restauración es un templo. Al entrar te despojas de todas las pequeñas cuestiones y consagras tus más puros pensamientos a la Patria. La armonía más completa debe ser el resultado no sólo de la amistad de los rebeldes reunidos, sino sobre todo de su comunión de ideas. En el Campamento se alzarán plegarias a la Diosa por la victoria de la Tradición, se cantarán las canciones enseñadas en la Orden, se hablará de los muertos, de los héroes caídos, compañeros muertos de la Rebelión, amigos, padres, abuelos y ancestros, de todas las mujeres de la Resistencia, evocando sus almas, su ayuda, su perdón.

Harás ejercicios de silencio completo.

Debe ser hombre de palabra. Cuando ha dado su palabra, debe mantenerla. El reino está lleno de gente que dice muchas palabras, pero que nunca mantiene lo que dice. Cuando prometes algo, piénsalo bien. Si crees no poder cumplirlo, dílo francamente: ¡es mejor!

El Corazón Puro: Has de tener el corazón puro. Dejar atrás los propósitos de pleito, de resentimiento. Cuando el Rebelde tenga ganas de batirse que vaya contra el enemigo. Las cosas grandes y buenas se hacen con el corazón puro, porque donde hay un corazón puro, está la Diosa, mientras que donde hay un corazón malvado, ni siquiera el trabajo produce buenos resultados: todo camina al revés.


Rutina (en general).

A la hora establecida, luego que los miembros del Campamento se hayan reunido el Jefe de cada grupo, casta o guardia se levantará y gritará con voz marcial: ¡Soldados y Rebeldes!


A esta señal, todos se ponen en pie. Vuelven la cara a Oriente y saludan luego de rodillas con el puño derecho sobre el corazón, mirando al cielo. Es un saludo a las alturas, al sol, símbolo de la victoria de la luz y del bien. El Jefe dice con voz lenta, y los demás lo repiten:
1. Rogamos a los Dioses y a la Magia Blanca y Azul.
2. Pensamos en nuestros Capitanes.
3. Elevémonos con el pensamiento a los espíritus de los mártires: Merold, Selvia, Ahirien y tantos más….de nuestros camaradas caídos por la Monarquía, los Reinos Libres, la Fe o la Tradición.
4.- Creemos en la resurrección de Dhargen.
5. Juramos que jamás traicionaremos a la Orden de la Trinidad.



El Rebelde debe saber que la Orden vencerá a todos los partidos, a todos los obstáculos que encuentre en su camino. Que todos los soldados de la Fe, están dispuestos a cumplir cualquier sacrificio con alegría. Que la Orden y los hombres fieles, han de regenerar a los Reinos Libres.

Que los Caballeros de la Orden están llamados después de la oscuridad para tocar la trompeta de la resurrección de la raza rumana.


Otras actividades:

Una vez listos, los reclutados pueden regresar alternada y organizadamente a sus hogares, con el compromiso de volver, conforme los turnos, al Campamento, hasta la hora de mostrarse y la hora del enfrentamiento.
En sus vidas cotidianas, mientras se mantenga el secreto del Campamento y la formación que están recibiendo ahí, deben aún así, volcar sus conocimientos y sus habilidades en beneficio y defensa de la Comunidad. Desde lo más simple a lo más complejo, conforme a las características de cada uno. Los aprendices de oficios, los trabajadores del campo, los hijos de nobles, todos. Jovenes y muchachas, ricos o pobres, cada uno según sus propias fuerzas, pueden cumplir esta obra provocando resultados extraordinarios para sus pueblos.
Se puede reparar un puente roto una acequia, una calle, un vallado, puede ayudar a un niño enfermo, reparar la casa de algún anciano o de una viuda. Cuidar tumbas abandonadas. En todo ello estará la impronta del camarada de la Orden y todo asumirá una trascendencia especial.



Ellos defienden el espíritu, que tienen la posibilidad de construir. Ellos hacen política y hacen la guerra, y hacen el día a día cotidiano, la vida: una lucha de la cual sale victorioso aquel que tiene el espíritu más templado, más decidido, más paciente, más disciplinado, más activo. Serán educados y entrenados en el sacrificio, no en el beneficio, porque solamente sacrificándose podremos tener una tierra bella y libre. Y estarán listos para enfrentar tiempos difíciles y sobrevivir y enfrentar con sabiduría los tiempos de Paz.

(a jugar!!! se aceptan aportes y sugerencias!)


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lemeldir

avatar

Cantidad de envíos : 191
Edad : 34
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 23/05/2007

MensajeTema: Mini rol con descripción del lugar.!   Sáb Oct 08, 2011 6:32 pm

¿Por qué saludamos a Oriente cada mañana, mi Dama? preguntó uno de los más jóvenes, mientras tomaban un breve descanso. Por la mañana había llovido suavemente, y el sol salió unas horas antes de que llegue el ocaso, el olor a tierra mojada todavía refrescaba los corazones como una leve promesa de buen tiempo y prosperidad en una jornada que habia empezado gris y cenicienta. Ese grupo en particular no tenía mucho tiempo en el campamento y no estuvieron prsentes en la ceremonia de su fundación. Fue una cosa rápida pero los mas viejos sabían de su valor religioso y aunque los "jefes" de los grupos debían explicar estas cosas constantemente, a veces se les olvidaba, o simplemente de tanto que había por aprender, los alumnos eran los que olvidaban.
Ella los observó con una tenue sonrisa y caminó entre ellos sirviéndoles agua fresca y repartiendo trozos de pasteles de harina con pasas de uva, frutas y otras simplezas que tenían ya apartadas para ellos.
Ese saludo en especial se utiliza porque Oriente es un símbolo importante. Y también hemos de recordar el saludo a la Tierra, al Cenit, al Poniente,a Norte y Sur. Pero Oriente...- eran alrededor de quince en ese grupo, y no pasaban de los 18 años, había mujeres y jovencitos con los rostros enrojecidos por las jornadas de sol y llenos de la luz propia de su juventud. El ejercicio anterior fue de tiro con arco, y algunos tenian los musculos temblorosos al alzar hacia sus labios las jarras con agua por haber tensado muchas veces las armas e ir sintiendo de a poco, con dolor y esfuerzo, la lenta superacion de sí mismos, y el fortalecimiento de sus cuerpos.
Ella recordó los rituales, antes de seguir hablando, y deseó haberlos contemplado pero sabía muy bien que la Orden de la TRinidad no plantaría campamento alguno sin ellos. El lugar estaba bendito y por ello protegido, y la laguna ahora seca se tornó durante meses en el refugio de la esperanza.
La única edificación importante se levantaba apenas entrar al campamento, ese viejo castelete que antes era el señor de esa laguna clara, abandonado y revivido ahora, flameaban estandartes sobre su roca vieja y alrededor se montaban las tiendas de campaña y cabañas pequeñas. Se entraba principalmente desde los restos de un camino viejo que terminaba sinuoso perdiendose en el monte, pero alguna vez empezaba en la carretera del lado norte de la ciudad, y era una de sus bifurcaciones. Ahora nadie lo recorría, salvo las bestias nocturnas, y ellos.
Un arroyo ahora bordeaba parte del perímetro natural, protegido por una suerte de muros de terreno que antes fueran los limites y contenedores del agua de la gran laguna, como una barrera, no tan alta, pero eficaz, cubierta a su vez de plantas y arbustos, que ocultaba la vida humana y organizada de ojos invasores*
y como espejo de agua se formaba un estero, que brillaba bajo la luna y bajo el sol, sirviendo de reposo y de refrescante lecho acuoso a los acampantes,
no demasiado lejos del castelete y la improvisada ciudadela -
Se ha dicho que el Hombre Primordial proviene del Oriente eterno, el Sabio, el Anciano que nos recuerda que un tiempo de Oro existió para que nosotros seamos ahora. "Oriente", o el Hombre Primordial, son la misma cosa... y hacia ese tiempo, hacia ese modelo primero y perfecto, regresan las almas de los héroes, de los ancestros. Por eso lo saludamos cada día, porque no debemos olvidar.- y junto a sus palabras llegó viento de ese mismo oriente al que ella clamaba con ternura, movilizó algunos cacharros que estaban amontonados, haciéndolos caer de una pila de troncos de madera, desordenó los cabellos y sacó algunas sonrisas a algunos de los críos mezcla de niños y adultos de un tiempo de horror y de gloria.

A breve distancia, una extraña forma blanca se aproximaba como flotando a escasa altura del suelo, y cuando el viento lo alcanzó, éste revoloteó, envueltas sus alas blancas aun torpes por la sorpresiva oleada de frescura y de poder invisible, dio dos o tres vueltas en el aire y empezó a caer, pero ya lo alcanzó la niña que venía corriendo tras él y tomándolo en brazos lo acunó como a una muñeca favorita. El dragoncito blanco lanzó un gemidito de placer y entrecerró los párpados de sus ojos brillosos al verse reflejado en los azules profundos de su pequeña amiga. Emmerissë le hizo caricias en el vientre y el bichito de leyendas pateó en el aire al sentir las cosquillas. La niña rió, lo acomodó de modo que éste trepó por sus simples prendas de lana basta y rodeando su cuello paso por debajo de su cabello dorado para posarse en su hombro izquierdo, sujetandose con la cola envuelta en su brazo y así avanzó entre los jovencitos del grupo la niña y su dragón blanco. Emeldir se inclinó para besarla y luego de pedir a los jóvenes que dejaran en sus lugares los jarros ya vacíos, los despidió con una bendición y todos se dispersaron, a la espera de la cena, el aseo y el reposo.
[b]

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
El Campamento de la Orden de la Trinidad. La Resistencia.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Orden Cisterciense
» [FSP] ¡A proteger el campamento! ¡El Contra-Ataque de los Brazos Largos!
» inscripcion orden de poseydon
» Marinos de Poseidon - Orden de Poseydon.
» llego al campamento

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dhargen y los Reinos Libres del Sur :: Forjadores de Historias _ Interpretacion :: Las Historias de Dhargen-
Cambiar a: