Razas y Reinos forjando su destino.
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 La llegada de Yrthael

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Yrthael
Administrador
Administrador


Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 08/05/2007

MensajeTema: La llegada de Yrthael   Mar Jul 10, 2007 3:43 pm

El elfo cabalgó en medio de la noche, esquivando los árboles del bosque como si no estuvieran allí. El dominio sobre el animal era absoluto. Llevaba la espada desenfundada y lanzaba miradas hacia atrás. o0Los he dejado atrás...0o pensó mientras una sonrisa cruel cruzaba su rostro.

Entre los arboles de ese bosque, los rayos entrecortados de la luna daban contra Yrthael... como finisimas cuchillas traslúcidas de plata.. Sombras. Luz. Sombras.. algunos lamentos y gemidos entre los arboles, animales?.. tal vez. Pronto los sonidos toman la forma de un galope también, no uno, sino varios.. entre la espesura, caballos que parecen ser hechos del mismo viento, suena a cientos de ellos, pero nada se ve, solo el crujido de las hojas bajo las patas y ruidos metalicos de tanto en tanto, todos en direccion opuesta a Yrthael. No atravesará sin permiso esa floresta.

o0 No podrían alcanzarme anque quisieran...0o Los animales de los humanos no eran lo suficientemente rápidos para lograrlo, y por otro lado, jamás se largarían al galope en pleno bosque. Y sin embargo, se metía en territorio desconocido. Había oido de estos lugares, y ahora los atravesaba por primera vez... O lo intentaba al menos...
El fino oido del elfo captaba ahora el galopar de otros caballos, y se acercaban... Quienes estaban en estos bosques, quienes?? trataba de recordar los rumores, pero claro, estaba muy lejos del hogar... demasiado como para acordarse de las leyendas de su pueblo. Pero tambien sabía que debía estar llegando.

El bosque mismo parece negarse a ser atravesado por un extraño, y las sombras se hacen tan espesas como un brazo que aprisionase el cuello del elfo.. la respiracion se torna dificil, la humedad aumenta hasta asfixiarlo casi, en cuestion de segundos.. el murmullo de los arboles suena a advertencia. Y los caballos, humanos sí, pero criados por elfos, éstos en particular.. Tres jinetes a la par izquierda de Yrthael, aun entre los arboles, como si conocieran de memoria el espacio que atraviesan... Otros tres a la par derecha.. y uno, un séptimo que se adelanta a ellos, más veloz que todos y a unos quince metros del extraño, tira de las riendas y el animal gira hasta ponerse de frente al elfo invasor.

La oscuridad de la noche se hace algo tangible, siente los tentaculos de sombras apretarse alrededor de su cuello. Donde se metía y quienes eran ? no podía saberlo hasta girar la vista al costado y entrever con mucha dificultad, las formas de jinetes estilizados. Las reconocería donde fuere. o0 Elfos ... Mientras no sean Oscuros...0o pensó rápidamente... Y si lo fueran, era preferible morir a caer en sus manos... Mucho se hablaba de sus refinadas torturas... y queria mantener eso como un rumor.. El conpocimiento empírico no lo atraía precisamente. Ya sabia de esas cosas...
Yrthael tiró de las riendas al ver la sombra élfica delante suyo, aun en guardia, aunque supiera que no había mucho que pudiera hacer contra 7 de ellos.

La sombra que envuelve al jinete empieza a definirlo mejor a medida que se acerca, como si su avance marcara una tregua que hace que el bosque ceda, un poco, unos segundos nada mas en su asfixia y ataque al extraño.. hasta los rayos de la luna parecen ampliarse, para que la voz no suene a oscuras... Alto en nombre del rey de Dhargen.. quien vive?!!..

Darian avanza con el caballo ansioso, bufando, sacudiendo la cabeza levemente.. moviendo las crines descubiertas.. escasa es la armadura del equino, y la de la mujer que lo monta, parece tampoco ser suficiente, pero su porte, dice lo contrario, y las armas que se dejan ver, especialmente la espada que sostiene sin desenfundar, desde la empuñadura.. dicen mucho mas. Y sus ojos.. entre las sombras. coronando un rostro de rasgos simples, rectos, femeninos a pesar de la ornamenta. Los demás jinetes rodean sin mostrarse del todo al extraño.
Puede escucharse que arcos se tensan en el semicirculo que forman los guardianes. El sonido de las flechas apuntandole, silenciosas, impone que sus palabras sean cuidadosas
.

El rostro del guerrero se muestra ante él, y una sonrisa cruza la cara de Yrthael... o0 Si que las sombras me han engañado esta vez.... No seas tan confiado, Yrthael, aunque ella no sea elfa0o El sonido de las flechas, rozando contra las cuerdas cada vez más tensas llegan hasta los oidos sensibles del elfo. Mantiene la sonrisa, si ha de morir no será por una tontería. Con un gesto lento, baja la estilizada espada - MI nombre es Yrthael, de los helados bosques del norte... Un simple viajero en tierras extrañas.

Darian frunce el ceño y cruza una mirada, entre las sombras, con uno de los elfos que rodean a Yrthael... luego avanza, con mas calma, sin soltar la espada, más confiada en realidad en la velocidad de sus arqueros..muy del norte venís entonces, viajero.. el norte de Dhargen no conoce bosques, y el clima no es helado.. generáis más dudas aún de las que vuestra alocada carrera ya traía... Yo soy Darian Capitán de la Guardia Blanca de Dhargen.. los elfos que os rodean están a mi cargo, y todos respondemos a Meder XI, rey de Dhargen.. si sóis un elfo, como me indican mis ojos y mi instinto.. sabréis que no todos los bosques admiten visitas sorpresivas.. sus labios se tuercen en una muy sutil sonrisa, apenas y su rostro se inclina un tanto hacia abajo, como afirmando la mirada de sus ojos, sobre los de Yrthael.

o0D hargen, Dhargen... Dioses, si que he cabalgado! Lo logré entonces 0o La mano derecha aun sostiene la empuñadura del arma. o0D e todas maneras, no podría nada contra todos ellos0o La izquierda toma la hoja (alcanza a escuchar lasa cuerdas tensarsew aun más) y entonces ofrece su espada a la mujer enfrente suyo

Darian sonrie ahora con mayor claridad y se apea del caballo.. el que, como sabiendo que debe darle paso a los movimientos de su ama, retrocede un poco, ella se acerca a Yrthael, y observa el gesto, cruza otras miradas con los arqueros y de pie, frente al caballo de Yrthael, esbelta, su cuerpo de mujer, rodeada de metal, aun asi
muestra curvas intensas y la espada ha descendido con ella, más sigue en su vaina..
Guardad el gesto para cuando estéis frente al rey.. en este mundo perdido del sur, amigo.. aun se valora el poder de las palabras.. y mientras tus actos no las desmientan.. oO no tendrias tiempo, mis flechas son mas rapidas que tus pensamientos oO .. no hay motivos para someteros, a ningun tipo de limitación a vuestros pasos.. Una de sus manos, en puño, se apoya en la cadera, con suficiencia.. Pero hablad! decid más de vos...y lo haréis en otro lugar, no entre estas sombras que ya desean vernos lejos de su tranquilidad..

Los arcos se relajan, pero los caballos avanzan, ahora mostrandose ante Yrthael, tres de los jinetes son elfas, los demás elfos.. guerreros milenarios tal vez, jovenes eternos y que responden a un rey humano, por alguna razon, que tal vez pronto se descubrirá.
Espera que Yrthael vuelva a cubrir su arma y monta a su vez...
Estoy segura que no tendremos que sujetar vuestras manos, no sois un prisionero, solo tomamos precauciones con los extraños y se que lo comprenderéis, y sabed... montada en su corcel se gira hacia el elfo con la misma semi sonrisa de antes.. que las flechas de vuestra especie son las que atravesarán vuestro corazón si cometieráis alguna locura.

_________________


Última edición por el Jue Sep 06, 2007 2:47 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dhargen.activo-foro.com
lemeldir

avatar

Cantidad de envíos : 191
Edad : 34
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 23/05/2007

MensajeTema: Re: La llegada de Yrthael   Dom Jul 22, 2007 1:25 am

Darian_ avanza en silencio, firme sostiene las riendas del caballo, el viaje no es muy corto pero pronto están en las afueras de la ciudad de Dhargen Central..donde el bullicio de las villas y calles que rodean al castillo que se alza imponente en el centro, empieza a oirse. Voces de mercaderes, mujeres, niños.. todos en una calma y sosiego que no denota las sorpresas que esconde el futuro.

Es este ciertamente un lugar acogedor, Capitana.... Aunque si a cada visitante lo vigilais asi... Hay 10 arqueros por cada jinete que entra a este reino?

Uno de los elfos se adelanta a Yrthael y trota al lado de Darian_ con quien cruza algunas palabras.. La mujer asiente y se gira hacia hacia el elfo que justo esgrime una cadena de palabras.. algo peligrosas... Mmm.. una lengua veloz.. entrecierra los ojos un poco y reprime una sonrisa.. los jinetes se dividen, cuatro avanzan al frente mientras los otros dos escoltan a la Capitana y al "recien llegado" mientras el paso se desacelera y ya salen a recibirlos mirriadas de niños.. entre los arbustos y los costados de los caminos... La capitana clava una vez mas su penetrante mirada en Yrthael y sin responder nada mas avanza a su lado.

Yrthael ¦ tira de las riendas al ver salir a todos esos niños. Un ligero gesto de intranquilidad que fue prontamente reemplazado por una sonrisa a la Capitana que ahora lo miraba.
Y ellos? Son los encargados de recibir a quien no haya sido agujereado a flechazos?

Tranquilo... una prueba para vuestra confianza de que no todo son guardias y armaduras en este lugar... si sois de la raza que se eleva por sobre las demas por su sabiduría y prudencia, deberías haberos guardado el comentario... dice con calma mientras ya pronto se ven rodeados de callejuelas poco rectas, algunas empedradas, otras de tierra, casas de diferentes tipos y tamaños, negocios, puestos, armerías, baños públicos.. plazas.. todo sin un orden aparente, pero a la vez, en una armonía dificil de explicar y que deja a la vista una ciudad encantadora.

Si no existieran los imprudentes como quien ahora habla...¿Como se destacarían los mejores entre los elfos? A decir verdad es grande el sacrificio que hago para bien de mi raza, Darian, de Dhargen...

El paso lento de los animales rdeados de niños, hace que desvie su vista a la callejas de alrededor, Un pueblo que parece prosperar donde reina la armonia... Demasiado bueno para ser verdad.


Ya tendreis oportunidad de hablar de vos... ante el rey y quienes se hagan responsables por vuestra intromisión.. responde reacia mirando al frente, pronto se eleva ante ellas la torre del Castillo de las Brumas Blancas.. imponente, puesto allí por manos eternas y llenas de gloria, preciso, ni muy ostentoso ni tan simple, como si a pesar de su arquitectura.. fuera en realidad parte misma de la naturaleza... Ante vos... ahora, Yrthael de tierras lejanas.. el lugar donde habita Meder XI y su esposa Laralice, padres y reyes de Dhargen y los reinos aliados libres del sur... cada palabra resuena en sus labios con un intenso sentimiento de pertenencia, las formas pierden suntuosidad cuando su pecho baja y sube, en el andar del animal y la respiracion orgullosa.. pierden solemnidad mientras ganan en sentimiento, al tiempo que los guardias los reconocen y pronto las puertas empiezan a abrirse, mientras el paso se hace mas arduo, y vertical.

¿Quienes se hagan responsables por mi intromisión? No sabía que la entrada a este reino estuviera penada, Capitana.. sigue con su trote suave hasta que al fin el pueblo deja paso a las puertas del Castillo. No dejó de notar lel tono de voz de la mujer a su lad ni la posicin erguida do todos aquellos que lo rodeaban o0Meder XI y su esposa Laralice0o piensa el elfo mientras comienza a mirar las enormes puerta abiertas ante él.
¿me recibirán? Eso es lo que quereis decir? Soy solo un simple Elfo me temo...

Acaso en vuestro lugar de origen no hay fronteras Yrthael?.... pregunta con la misma calma, pero aprovecha el movimiento y los sonidos metalicos por doquier, mientras atraviesan las puertas y varios guardias en relucientes armaduras plateadas se acercan a ellos acomodandose en semicirculo frente al grupo.. Darian entonces lo mira de soslayo, ya sin las sombras del bosque entrometiendose en su analisis visual del elfo... los hombres se cuadran y saludan al grupo, la Capitana responde y esperan, nadie habla, nadie se mueve... hasta que un hombre se acerca desde los primeros patios de armas..es un hombre ataviado con un jubon azul y pantalones negros, el jubon finamente bordado y una capa corta negra, su rostro reacio lleva bigotes anchos sobre los labios y se aproxima con calma.. Saludos mi querida Darian.. dichosos los ojos que os ven regresar me estaba aburriendo sobre manera sin vos... dice con una especie de sonrisa que se adivina tras los bigotes mientras se acomoda un poco la capa sobre los hombros y centra la vista en Yrthael.. que me traeis esta tarde amiga? Que han encontrado los ojos elficos de vuestra guardia?..
Por supuesto que las hay Darian... pero mi Rey no recibe al primer desconocido que las cruza. Es cierto que lo más probable es que 10 arqueros le apunten a cada hombre, mujer y niño... pero estamos en guerra.

Darian_ observa a Yrthael en silencio y nada responde, vuelve los ojos al hombre robusto... sonrie y nada replica al recibimiento... Merold.. creo que es un imprudente jovenzuelo con sangre elfica, a quien la longevidad de su estirpe no le ha servido para aprender a ser prudente y se aventura en las sombras de lugares desconocidos sin el debido respeto.. viene solo, y de lejos, lo demás podrá decirlo el mismo de sí mismo, y en vos queda decidir que hacer con el...

Yrthael ¦ observa ahora al hombre que se acerca a recibirlos. Y que tan atentamente mira a la Capitana o0 Tu guardia ha encontrado a alguien que se espacializa en meterse en problemas, me temo0o
Imprudente jovenzuelo? Gracias Capitana por tan entusiastas palabras dichas en mi honor.
Yrthael ¦ hace luego un gesto de reconocimiento a quien ahora lo recibe...

Darian_ enarca las cejas impaciente y se apea del caballo.. creeis que dispongo de todo el tiempo del mundo Yrthael... hablad pronto, ante vos el Capitán de la Guardia Azul de Dhargen, mano derecha del rey, Merold, ante el presentaros y dadle motivos para trataros con decoro.

Merold reprime una sonrisa ante la impaciencia de la mujer y la observa bajarse del caballo y acomodar las armas mientras se quita la capa y la deja reposar sobre el lomo del caballo para luego darle una palmada.. el animal empieza a andar alejandose, la mujer hace un gesto a los elfos que tambien se alejan y los soldados de Merold se relajan.. Que la Diosa os sea propicia extranjero, comprenderéis que debemos ser precavidos, y entiendo que más lo comprendéis si hablaís de guerras en vuestro lugar de origen.. decidme quien sois, a quien servís y que hados os traen a nuestros dominios?

Yrthael ¦ sonríe ante el comentario de la valiente Capitana, mirándola alejarse junto a los elfos a su cargo. Los guardias miran con detenimiento a quien aun sigue montado y que ahora toma la palabra Que vuestra Diosa os sea propicia, Merold de Dhargen_ dice con un tono de voz que difiere ahora totalmente del que había usado, ganando en dignidad mientras su espalda se endereza aun más - Mi nombre es Yrthael, hijo de Daenor de los Reinos del Norte y Principe de Graenndilt y es con vuestro Rey con quien en este momento solicito una audiencia

Darian_ abre los ojos inmensos y sonrie, escondiendo el gesto al inclinar la mirada, pero lo torna disimuladamente hacia Merold que con los brazos en jarra observa atento a quien por encima de él no solo por estar montado sino por la hidalguia de sus palabras, se presenta ahora con toda la pompa.. Vaya vaya!.. debo entender que sois un principe lord Yrthael?.. pregunta Merold con seriedad.

Que yo sepa los elfos no se rigen por monarquías, lord Yrthael.. acaso vuestro señor, Daenor.. es humano?.. interrumpe la mujer acercandose a ambos.

No debeis dar nada por sentado, Capitan- dice mientras su mano se mete entre sus ropas con lentitud ante la mirada de los Guardias, sacando a continuacion un pergamino sellado - Y es cierto, Lady Darian... No tenemos principes entre los elfos... pero la ciudad es humana. Y alianzas mas extrañas se han visto en este mundo. Esta carta contiene el sello de mi padre... vuestro Rey lo reconocerá. Mientras tanto puedo esperar - dice volviendo a sonreir ante ellos... y guiñandole un ojo a la Capitana.

Darian_ sonroja mientras su mandibula se endurece en la represion de varios comentarios por el guiño de ojos, y Merold empieza a reir... Bajad del caballo hombre!! Ya probaremos vuestra honradez cuando tengáis el estómago lleno y la garganta húmeda de vino.. reprime con fuerza y serenidad, mientras se acerca y casi arranca de las manos el pergamino, sin mirarlo se lo guarda en el cinto y señala el suelo a Yrthael para que descienda con demasiada confianza, demasiada seguridad , quizas por un instinto antiguo de viejos códigos o por una serenidad producto de la experiencia o quizas tal vez por intuiciones mas profundas e incomprensibles de lo que se cree.. esta gente se porta con soltura y tranquilidad, cuando nada saben de este ser extraño.

Darian_ se aparta un poco para que Yrthael descienda y Merold sin más, se gira y empieza a andar hacia las estancias... Atiendelo mujer.. no seas tan reacia.. yo daré aviso al rey!.. se escucha y una vena en el cuello de Darian se siente explotar.

Los guardias que aun quedaban cerca, se alejan a sus respectivas funciones.

_________________


Última edición por el Dom Jul 22, 2007 4:05 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
lemeldir

avatar

Cantidad de envíos : 191
Edad : 34
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 23/05/2007

MensajeTema: Re: La llegada de Yrthael   Dom Jul 22, 2007 1:27 am

La comisura de los labios de Yrthael se elevan en una sonrisa sutil. Comienza a desmontar con tranquilidad o0Logré llegar, es más de lo que mucha gente creia que pasaría0o Acaricia a su montura, con syavidad, sintiendo los musculos del animal bajo sus manos _Ya puedes descansar... gracias Igrayne_ susurra al oido del animal Nuevamente comienza a sonreir cuandoescucha las palabras de Merold al alejarse mira a Darian sonriendole nuevamente.. ¦ Creéis que le he dado suficientes motivos para tratarme con decoro?

Hmpf... enarca las cejas con algo de soberbia... creo que Merold ha sobreestimado los limites de lo que se entiende por decoro, poco faltaba para que os adopte como hijo.. su seriedad es una mascara que logra no sin esfuerzo reprimir una sonrisa y se gira, dandole la espalda a Yrthael con un metalico sonar de su pechera de metal y protectores, y el chocar de las dagas y la espada que penden de su cadera.. seguidme... los hombres se encargarán de vuestro animal.

El elfo comenzó a caminar tras la mujer, oyendo el golpeteo rítmicpo de las armas y armadura. o0 Vais a la guerra anunciando vuestra llegada... Costumbres mortales que nunca entenderé...0o pensaba divertido mientras miraba a los hombres tomar a la yegua y tratar de llevarla hacia los establos... Un relinchar fue seguido de el tiron del animal hacia uno de suss lados, Yrthael se volvió mirándola mientras el corcel se aceraba
Volvió a acariciarla, a susurrar a su oido y sonreirle. Igrayne dio entonces unos pasos en direccion a los hombres y mansamente se dirigió a los establos...

Darian_ se gira para observar el espectaculo y sonrie, esta vez sinceramente, conoce de cerca las costumbres elficas, y tiene el honor, que considera inmerecido, de estar al frente de un grupo armado de ellos, sabe de sus vinculos estrechos con la naturaleza, y en su humanidad y carácter, en un rincon de su alma, los envidia. Sigue con la vista al hermoso animal, notanto los gestos de incomodidad de los guardias, que suspiran cuando todo se resuelve y de pie, firme, observa a Yrthael acercarse otra vez... no dirán en ningún reino del norte, de alianzas extrañas o no, de humanos o de elfos, o de quien sea, que los modales de Dhargen son escasos, o indignos.. a pesar de mi falta de mérito en ello, nuestras estancias os acojerán como corresponde, si vuestro caracter de mensajero, solo sostenido por vuestras palabras, es cierto, lord Yrthael.

Su mirada oculta, demasiado bien oculta, una pasión juvenil por su compromiso, un insasiable deseo de glorias para su gente, y para su rey y un velo de tragedias personales que nublan lo transparente de sus ojos.. castaños que combinan a la perfeccion con los tonos sepias que envuelven en otoño toda la ciudad.

Yrthael ¦ Sonríe camionando detras de la Capitana. Desconfía de él. Y eso le agrada, demasiado dificiles son las epocas que les tocaban vivir para confiar solo en palabras

Pronto se abren ante ellos unas inmensas puertas que los dejarán frente a una espaciosa estancia sostenida por columnas, tenuemente iluminada, de oscuras paredes.. Sirvientes van y vienen por doquier y algunos niñitos corretean en derredor del bullicio, dando de lleno uno de ellos contra las piernas de Yrthael.
Darian_ se gira otra vez para observar el nuevo espectaculo y ahora sí, sonrie con naturalidad, pero Yrthael no ve la sonrisa porque sucede justo cuando el niño choca contra él.
Darian_ se iergue, haciendo de cuenta que nada vio, y sigue avanzando, pero pronto es detenida por algunas mujeres y ancianas que le consultan cosas y le cuentan otras...
paciencia señoras, ahora no.. tenemos un invitado que atender... ante lo cual todas ellas, unas cinco o seis se giran hacia el elfo con ojos avidos de entretenimiento..

Yrthael ha seguido sin decir palabra alguna a la mujer de brillante armadura. Aunque divertido por la situacion, la seriedad del asunto que lo ha traído vuelve a su mente mientras se acerca el final de su viaje. Nuevamente entran a un lugar repleto de niños...o0 No es este un lugar apropiado para ellos 0o piensa al sentir el golpe de un pequeño contra su pierna, que cae asentado al piso solo para levantarse y seguir corriendo. Luego pasan a otra sala donde un grupo de mujeres rodea a la Capitana contandole los sucesos del dia, algunos chismes... todo cortado de manera respetuosa por Darian. o0Niños en la anterior mujeres en esta... La proxima tendra a los hombres esperandome?0o Sus pensamientos dehjaron paso a la sorpresa al notar el silencio formado por todas ellas, que lo miraban expectantes.

Darian_ se gira ante el, y le sonrie con simpatia... acercáos señor elfo.. las mujeres no os morderán... oO al menos no ahora..oO tanto viaje y penurias os han hecho olvidar de lo que quizas os enseñaron si decis que vuestros nobles conocen a mi rey.. Dhargen y los pueblos libres es un mundo muy particular.. hace un gesto sonriente a las damas y dos o tres niñitos se acercan a quienes les entrega luego de desatarse, las dagas y la espada.. y ellos con cuidado respeto y serios como si fuera su vida en ello, las toman y luchan por no lanzarlas al suelo mientras las llevan a su lugar.. Luego avanza hacia Yrthael con soltura.. mientras las mujeres cuchichean y se dispersan a preparar lo necesario...

_Damas.. Es un placer ser recibido por bellos ojos. Y vuestra capitana me halaga demasiado al considerarme un invitado, solo soy un mensajero.

Mensajero o no, venid conmigo.. sus ojos castaños asumen otra luz, como si estar entre su gente, de repente la hubiera rejuvenecido y hasta embellecido, dandole simpleza a sus gestos y calma a sus palabras.. os llevaré a lo que serán vuestros humildes aposentos mientras esperáis al rey y descansad.

Pronto empieza a andar de nuevo y se hallan subiendo escaleras anchas y adornadas sus paredes con tapices que reflejan todo tipo de eventos de esa sociedad.

Yrthael ¦ la sigue en silencio. La actitud de los niños al tomar las armas... eso sí puede comnprenderlo. Demasiado ha viviido en tiempos de guerra para no ver el orgullo de ellos por quienes van a luchar cada día. No era diferente en su ciudad o0 Ahora le digo "mi" Ciudad0o pensó molesto, Al subir las escaleras y alejarse de ellos, detrás de su guía, volvió a relajarse. Pero aun había preocupacion en él.

Decidme Yrthael... dice mientras ante ellos el suelo deja de ser escalonado para dirigirlos por un pasillo hacia diversas puertas amplias de madera noble, y la joven se dirige segura a una de ellas y abre el portal, invitando al elfo a entrar.. para continuar la pregunta una vez dentro.

Que quereis saber... Darian- contestó divertido ante la confianza con que esa mujer le hablaba. Entró a la habitacion que le fue ofrecida - Soy todo oidos, Capitana...

Darian_ cierra la puerta detras de el, y detras de ella... la habitacion es tal vez pequeña, pero un amplio ventanal compensa el reducido espacio, desde alli puede verse casi todo el valle que rodea a la colina del castillo, cerca una tina y algunos muebles, libros, estantes, candelabros y una bandeja con vasos, jarras y demás, aun vacios.. Antes, una aclaración, mi rey recibe a todos Yrthael, salvo excepciones contadas en que se ve imposibilitado de hacerlo, puede jactarse con honor de encargarse personalemnte de cada asunto que le compete.. y de ser el padre y el hermano mayor de toda la gente que lo reconoce.. nuevamente ese aire orgulloso, agradecido, fiel, en sus palabras... que ahora hacen una pausa y centra su vista en el elfo.. pero decidme Yrthael... de Graenndilt... hablasteis de guerra? Que tan lejos está esa guerra? Acaso nuestro reino es para el vuestro, una esperanza de ayuda?.

Darian_ mira a Yrthael con ansias... sabe que su propio reino es el que corre peligro y que la sangre ya empezó a bañar los suelos de los reinos libres.. y si acaso ahora otro reino pidiera ayuda, ¿como sería posible que se cumplieran los deberes de honor y fidelidad?... como lograría Meder defender a su gente y además a reinos aun mas lejanos?. ¿Que papel cumpliría ella en tales sucesos?... que destino le aguardaría a sus ansias de demostrar su valía?.

Demasiada fe teneis en la grandeza de Dhargen, Capitana Darian- contesta el elfo mientras recorre la habitacion con pasos largos-Fe justificada, es cierto, porque de sobre se han conocidop las hazañas de vuestro Rey. Pero no vengo a pedir ayuda, si eso os tranquiliza. Soy solo una voz de advertencia para situaciones extraordinarias. Siempre es trágfico para quienes estan bajo nuestro mando y para nosotros mismos vivir en épocas interesantes Y nadie podra dcir que esta época lo es.

Darian_ asiente y suspira... Bien entonces, os agradezco vuestra confianza Yrthael.. y ahora.. me encargaré de que os traigan lo necesario para saciar vuestro apetito, aqui encontraréis lo básico para el aseo y el descanso y en cuanto el rey esté dispuesto, vendrán a buscaros.. dice con calma en su mirada y deseos de aventuras en su corazón. Cientos de imagenes que intentan darle contenido a las palabras de Yrthael, advertencia...¦ que cosas sabe? que daños conoce? que seres repugnan a su reinoq ue debe viajar tantas distancias para "advertir"... Sus ojos se centran en el suelo unos segundos mientras sus manos buscan el picaporte y logra abrir la puerta nuevamente.. Que la Diosa Triforme sea vuestro reposo en el sueño, con sus manos de madre, elfo del Norte.. hace una inclinacion leve de su rostro.. hay algo más que quisierais agregar, antes de despedirnos?..

La voz de Yrthael suena regia, aunque en ningun momento trate de imponerse sobre la mujer
-Hay algo más si. Luego de hablar ante vuestro Rey...me gustaría recorrer la ciudad de la que tanto me han hablado. Podriais conseguirme a alguien que me acompañe? Me conformaré con quien tenga la mínima fraccion de vuestra propia habilidad como guía, será más que suficiente

No habrá problemas para eso Yrthael... descansad ahora.. oo esperad a ver cuantas mujeres se agolparán para ofrecerse en tal tarea... oO su rostro sigue serio y sale de alli, cerrando la puerta detras

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La llegada de Yrthael   

Volver arriba Ir abajo
 
La llegada de Yrthael
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Silver Eyes Pirates] Llegada al puerto.
» La llegada de un chico nuevo [Libre]
» Llegada temprano
» La llegada de un nuevo personaje!
» Llegada al Lago

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Dhargen y los Reinos Libres del Sur :: Forjadores de Historias _ Interpretacion :: Las Historias de Dhargen-
Cambiar a: